domingo, 10 de diciembre de 2017

Vergüenza social



Puntos críticos o inseguros

para las mujeres en Enkarterri

Cada país tiene su propia idiosincrasia, pero todos ellos, sin excepción, comparten algo:
   La mitad de su población no tiene libertad para caminar por cualquier calle solo por el hecho de ser mujer. Millones de mujeres han de pensar por que calle van solo por el hecho de ser mujeres. A este hecho podemos sumar la desigualdad salarial, las menores oportunidades de promoción laboral, la violencia machista… una larga lista que nos tendría que sonrojar como sociedad del siglo XXI.
    En ese contexto, la Mancomunidad de las Encartaciones, aprobó su II Plan de Igualdad de Mujeres y Hombres y ha puesto en marcha una campaña para identificar los “puntos críticos o inseguros” para las mujeres:


    Sin embargo, resulta sarcástico que tras esta  necesaria iniciativa, se encuentre un organismo público - la Mancomunidad - que tuvo el dudoso honor de ser la primera administración pública condenada por acoso laboral en España; que lleva 6 juicios  perdidos por acoso laboral contra otra funcionaria y que un juez diga en sus conclusiones que: “todo el entorno laboral - donde la mayor parte son mujeres - trabaja en una situación de conflicto permanente”.

   Desde aquí les proponemos un lugar a mejorar en nuestro municipio. Un lugar donde las mujeres corren riesgo de ser acosadas y, además, a costa del erario público:


   Todo ello, por otra parte, sin presentar una dimisión, un cese, recibir un reproche o tan solo una disculpa  por parte del PNV, quien gobierna con mayoría absoluta; sencillamente inadmisible.

jueves, 7 de diciembre de 2017

El Diputado General ReMENTIRÍA si dijera que estamos mejor ahora y que Enkarterri no está abandonada

Las 12 medidas para revitalizar Enkarterri suponen
 0 euros en nuevas inversiones para infraestructuras

 Cuando uno ejerce un cargo con tanto poder y está, además, rodeado de “fieles” del partido, que nunca le generan problemas y le aplauden cualquier iniciativa, debe  parecerle estridente, y hasta de mal gusto, que un alcalde independiente le ponga colorado con los mismos datos que su departamento maneja y, además, vistiendo una camiseta reivindicativa de CEL.




  Decimos esto porque al señor Rementeria no le gustan las pancartas ni las camisetas reivindicativas: “Nuestro compromiso con Encartaciones también es dar la cara en los momentos malos, con un trabajo callado y constante hasta encontrar la solución. Para mí esta es la verdadera responsabilidad e implicación, muy por encima de gritos, camisetas o pancartas".

   Ya vemos que esa consigna de trabajo callado”  ha llegado hasta el PNV local: ni una sola propuesta para el plan de estímulo, ni un solo gesto hacia los trabajadores/as de CEL, tampoco en el Ayuntamiento, donde se abstuvieron a un texto acordado por todos los sindicatos y apoyado por el resto de grupos municipales, ni en la Mancomunidad, donde votaron en contra del mismo texto que leyó el comité de empresa tras la manifestación multitudinaria. De las gestiones de la Diputación Foral de Bizkaia antes y durante el ERE de extinción de CEL... solo hay que preguntar a los trabajadores: están de acuerdo, mejor callado.

 Unai Rementeria criticó que se hablase de Enkarterri como una comarca olvidada asegurando, incluso, que había otras en peor situación y contradiciendo los propios datos del EUSTAT, que así lo atestiguan año tras año; así como los informes de los expertos contratados recientemente  por el ente foral, que arrojaron datos aún peores:

 “Los últimos datos del paro evidencian un porcentaje superior a la media y el PIB también está muy por debajo del promedio de la comunidad autónoma”
15 puntos menos para ser precisos.

  Toda acción que se disponga para mejorar Enkarterri es bienvenida. Pero las medidas y, sobre todo, la inversión de este plan de estímulo son escasas; mínimas y no responden a las necesidades inmediatas de la comarca y ni tan siquiera a las expectativas creadas en un inicio. Aunque se vista de mucha literatura, las acciones concretas así como la disposición económica para ejecutarlas son, de haber una verdadera disposición,  manifiestamente mejorables.

   Las nuevas inversiones para Enkarterri son 0 euros. Desempolvar unos proyectos que tenían que estar terminados hace años - así se explica cómo estamos -  para venderlos como nuevas inversiones, no es el camino para recuperar la comarca; más parecen destinadas a mitigar el hartazgo y la indignación ciudadanas que llenaron las calles de nuestro pueblo con la mayor manifestación conocida pidiendo inversiones para Enkarterri.

   Finalmente, pide un órgano que represente a toda la comarca… le recordamos que hace años Zalla ya solicitó una refundación de la Mancomunidad; incluso el Bizkai Buru Batzar expresó esa necesidad para: “liberarla de chiringuitos e ineficiencias”. Mientras eso llega, su presidenta – Esther Lasa, PNV – acumula 6 juicios perdidos por acoso laboral a la misma trabajadora como aportación al desarrollo de Enkarterri.

   Llevamos 25 años en el furgón de cola en todos los parámetros económicos y la brecha, lejos de cerrarse, ha crecido; no lo achaque a la crisis económica, esto viene de lejos. ¿Es esa una buena gestión territorial? ¿Cómo se justifica, que en esta situación, se hayan dejado sin realizar obras millonarias ya presupuestadas en la anterior legislatura?

A nuestro Alcalde le tocaba reivindicar lo que cree justo para Enkarterri en general y para su pueblo en particular; por eso llevaba esa camiseta de CEL que tanto le ha molestado:

¿Mala conciencia?