viernes, 3 de marzo de 2017

El Bautismo, se decía, genera “impronta”; vivir en Bilbao, a ojos de Diputación, también.

Por seguir con la simbología católica, Diputación – tal y como un San Miguel Arcángel cualquiera, patrón de los Zallarras por cierto -  pesa las almas de los contribuyentes para ver si han realizado buenas acciones y, de esta forma, repartir el dinero recaudado con los impuestos de forma proporcional.



Como puede verse en el gráfico, las diferencias entre lo que perciben los municipios, lejos de reducirse, aumentan con el paso de los años:
Año 2002: 86€ menos/habitante = 17,7%
Año 2015: 255€ menos/habitante = 29%


Dicho esto, suponemos que los bilbaínos se portan bastante mejor que los vizcaínos en general y los Zallarras en particular – solo hay que mirar el gráfico - o esto es, al menos, lo que se deduce del desigual reparto del dinero que hace Diputación atendiendo al  lugar de residencia de los contribuyentes.

¿Cuál es el criterio que sigue Diputación para hacer un reparto tan desigual?

Uno de los argumentos para justificar este desequilibrio, es señalar a Bilbao como “motor” de Bizkaia, y tiene su lógica, aunque, por otra parte,  también se beneficia de ello; pero pensamos que también hay otros criterios a valorar: ¿No habría que compensar a Enkarterri como la comarca con más paro y más desindustrializada de Bizkaia?

Los Grupos Independientes de Bizkaia proponen iniciar un proceso de reflexión sobre la Financiación Municipal y, en concreto, sobre el Fondo Foral de Financiación Municipal (Udalkutxa) y su reparto, ya que a todas luces es desproporcionado e injusto:

  • Bilbao recibe el 38% del presupuesto con solo el 30,2% de la población.

  • Bilbao ha disminuido de población –  del 31,59 al 30,21% - pero sigue recibiendo el 38% del dinero, por lo que cada vez gana más, de ahí que la diferencia se amplíe año tras año. Ha pasado de recibir 86€ más por habitante – 17,7% - a recibir 255€ más–29%.


Otras consideraciones a La Diputación por su forma de repartir y gestionar el dinero de los contribuyentes a través de Udalkutxa:

  • Forma de repartir el dinero:


Si la Diputación no hiciera una injusta excepción con Bilbao y repartiera el dinero para todos los municipios de Bizkaia con los mismos criterios (habitantes, esfuerzo fiscal, número de aulas, tasa de paro, dispersión...) a Zalla le corresponderían en 2017 740.000 € más (un 14,3% más de lo que se le viene asignando).

  • Previsiones de ingresos:

La Diputación hace una previsión del dinero- vía impuestos - que va a recaudar el año siguiente; en base a esa previsión adelanta un dinero a los ayuntamientos para que elaboren los presupuestos anuales.

El problema viene cuando, año tras año, Diputación realiza unas estimaciones “optimistas” de lo que va a recaudar: Desde el año 2008, momento estimado de la llegada de la “crisis”, las previsiones de recaudación se han alejado, en casi todos los casos, de la realidad económica. En estos 8 últimos años, en 6 ocasiones las previsiones han sido más optimistas que la cruda realidad; por lo que los ayuntamientos se han visto obligados a devolver en los años siguientes las cantidades estimadas:

Zalla tiene que devolver este año la suma de 408.000€.
El conjunto de los ayuntamientos bizkaitarras 61 millones.
El desfase de lo calculado por Diputación asciende a 327 millones

Esto no ocurre porque sí. Diputación hace estas estimaciones al alza para asegurarse unos presupuestos elevados, eso sí, los perjuicios a los ayuntamientos son enormes:

Elaborar unos presupuestos supone un trabajo ímprobo que tiene a Técnicos y Equipo de Gobierno trabajando durante meses. Los presupuestos han de estar cuadrados, cumplir con los trámites y requisitos legales correspondientes, además, serán los que marquen las acciones de gobierno durante un año.

¿Qué ocurre cuando hay que devolver a Diputación 408.000€?

Por una parte hay que rediseñar los presupuestos de nuevo, con la carga de trabajo que eso conlleva. Mientras, el Equipo de Gobierno está paralizado reelaborando los presupuestos; este trabajo implica, en la práctica, renunciar a proyectos para los que Técnicos y Concejales han estado trabajando y todo ello en perjuicio de los vecinos, que bien verán aparcados proyectos que esperaban viesen la luz o que sufrirán la reducción de una subvención o servicio ya comprometido.


Por todo lo expuesto, creemos que la gestión que realiza Diputación – a través de Udalkutxa – es francamente mejorable. ¿Cómo?: aplicando criterios de equidad en el reparto del dinero, y mejorando la gestión mediante un cálculo más realista de los ingresos a recaudar para su posterior reparto entre los ayuntamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

1- Los comentarios son moderados y se eliminarán todos los que contengan insultos, amenazas o faltas de respeto.

2- Cada vez que un aludido nos lo pida (zallabai@zallabai.net) borraremos los comentarios que le hayan ofendido por contener falsedades o descalificaciones, según su opinión.

3- Zalla Bai SÓLO se hace responsable de los comentarios firmados bajo el nombre de la plataforma.